Terminan las duras clases de ética de Carlos Délano y Carlos Eugenio Lavín

Empresarios Carlos Délano y Carlos Lavín
Empresarios Carlos Délano y Carlos Lavín

 

Terminaron las clases de ética que el pasado 5 de abril de este año, los empresarios Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín que fueron obligados a tomar en consecuencia a su condena por el caso PENTA, estas clases fueron basadas en dirección de empresas, en dependencias de la Universidad Adolfo Ibáñez.

La medida formaba parte de la sentencia de julio de 2018, en donde ambos fueron condenados a cumplir la pena de cuatro años de presidio menor en su grado máximo (libertad vigilada), y a pagar una multa de $857 millones cada uno.

Según informó el medio La Tercera, los empresarios no faltaron a ninguna de sus clases, aunque sí pidieron poder ausentarse a una de las lecciones, lo que no fue autorizado.

Tras culminar el programa, la universidad emitió su informe con los resultados y avances de los “estudiantes”, el que será remitido al tribunal y se encuentra bajo reserva por orden de la Corte.

Por este curso, los controladores debieron dedicar horas extra para estudiar, ya que uno de ellos no manejaba a cabalidad el inglés, por lo que no podía leer textos de filosofía avanzada.

El curso tuvo un costo de 30 millones de pesos, el que por orden judicial, debían pagar de su bolsillo y no por alguna empresa. El programa se dividió en tres partes: una ligada a estudios de filosofía (70%); otra vinculada al aspecto ético empresarial (20%); y la tercera dimensión respecto de asuntos legales (10%). Para ellos, tres facultades debieron converger en el curso impartido por UAI: Artes Liberales, Negocios y Derecho.

Délano y Lavín están con libertad vigilada con un trabajo psicológico y asistentes sociales que deben revisar aspectos de rehabilitación por el delito cometido que tambien es parte de la condena que recibieron.

Luis Mendez

Chileno Con pensamiento Crítico, de Tercera posición

Participa!!! Todos los comentarios serán aceptados siempre en el marco del respeto