Si los cambios no son con democracia, No hay República de Chile

Palacio de la Moneda
Palacio de la Moneda

 

Después de ver los destrozos mostrados por los medios de prensa y reunir la información de quienes políticamente ayudaron a llegar a este nivel de radicalización que solo van en desmedro del mismo pueblo de Chile, es importante tener claro que cualquier demanda es válida mientras no traspase los niveles normales de convivencia civil y si se valida estos actos y se desprecia la democracia, no hay República de Chile, aquellos que lucharon por recuperar la democracia deberían ser los primeros que hoy salieran a rescatar el valor de ella, pero no se ve, hasta el momento la gran mayoría guarda silencio, quizás por aprovechamiento político, pero el pueblo tiene que entender que si no cree que democráticamente se puede cambiar el modelo económico y social, tendremos cualquier cosa pero no una República de Chile.

Es fácil ahora colocarse políticamente como el Frente Amplio según ellos del lado del pueblo y agitar pasiones para que el pueblo se inmole, eso es hacer política miserable, y es típica de los Populismos tipo Chávez que mandaba por TV al pueblo a salir a las calles, en lo que se equivoca el Frente Amplio y el partido comunista es que Chavez tenia el poder político, era el presidente de Venezuela, acá ellos no tienen el poder y la gente que ellos agitan lógicamente irán en contra del presidente en ejercicio, sea quien sea, las fracturas en la democracia Chilena deben ser corregidas desde la presidencia y desde el congreso, pero no de esta forma, si no entendemos que existen instituciones que deben ser recuperadas y deben ser mas democráticas, pero lo hacemos con violencia, el relato que legítimamente tiene el pueblo de Chile termina siendo invalidado por la elite política, y quedan encasillados como demandas de la extrema izquierda y no del pueblo.

Es cierto que el Pueblo se canso de las injusticias, se canso de que el sistema de pensiones no de soluciones a sus vidas, se canso de que los recursos vitales como el agua sean regalados ha privados de por vida, es cierto que empresas del estado en dictadura fueron vendidas a precio de risa a cercanos a Pinochet, y una larga lista de injusticias, pero si validamos la destrucción de Chile y de los medios de Transporte que utilizamos como pueblo, estamos disparando balas en nuestros propios pies.

La desigualdad social debe ser derrotada sin lucha de clases, sin odio y resentimiento, la desigualdad debe ser combatida con progreso, industrialización, y este punto es clave, mientras los políticos se llenan la boca con reformas y subidas de impuestos, la única forma de que los Chilenos logren absoluta dignidad es con una nación que deje de ser extractivista, que su mercado laboral deje de ser enfocado en servicios, la industrialización es la única forma de que las clases sociales postergadas superen la pobreza, y no vivan con la lógica del goteo que defiende la derecha económica dogmática, ningún gobierno le ha importado este punto fundamental para la economía de Chile, ningún gobierno cree en la soberanía económica de Chile y no cree que su gente sea capaz de elevar su industria con todos los beneficios que eso tendría para la Nación.

Ni la Ultraderecha, ni la Extrema Izquierda son la solución para los problemas de desigualdad en Chile, el empate político debe ser derrotado por una Tercera Posición que crea en Chile y en especial en los Chilenos, que deje atrás las disputas ideológicas dogmáticas que impiden el progreso y el desarrollo de nuestros país, pero como Chilenos debemos entender que si no respetamos la democracia, no existe la Republica de Chile.

Los cacerolazos y manifestaciones son la forma legítima del pueblo de Chile para demostrar su descontento y lo apoyó, el vandalismo no es la forma y jamás ayudará a Derrotar la Usura y el resentimiento esa la forma de avanzar por una sociedad mejor y un país justo, soberano y social.

 

 

Luis Mendez

Chileno Con pensamiento Crítico, de Tercera posición

Participa!!! Todos los comentarios serán aceptados siempre en el marco del respeto