Sebastián Piñera debe ser juzgado por su responsabilidad en Violaciones a los derechos Humanos, Chile no tolera mas impunidad

Presidente Sebastián Piñera
Presidente Sebastián Piñera

 

Muchos nos opusimos al estado de excepción decretado por Sebastián Piñera desde el comienzo ya que el poder político en Chile históricamente suele usar las fuerzas de orden y después hacerse a un lado y lavarse las manos como lo hizo Poncio Pilatos, revisar la historia de nuestro país da herramientas para poder analizar las decisiones de los gobernantes y sus consecuencias, sobre todo cuando quieren resolver problemas políticos por su falta de liderazgo y poca capacidad política.

Los casos mas recientes en plena democracia de todos los asesinatos a comuneros mapuches en el sur de Chile, en que las fuerzas de orden han inventado y presentado pruebas falsas, pero todo esto operado por un poder político que no quiere resolver el problema en el sur de Chile por intereses económicos que ellos están obligados a defender porque son los mismos que financian la política que ademas tienen intereses económicos en la zona, carabineros procesados por el actuar del estado en esta materia es ya un negra mancha en todos los gobiernos en democracia, no existen gobierno sin muertos en la zona.

Pero si vamos mas atrás en plena dictadura las fuerzas de orden fueron obligadas a ejercer la persecución y eliminación de los partidarios del marxismo en Chile, ningún Nacionalista de Tercera Posición en el Chile actual puede estar de acuerdo con estas violaciones sistemáticas a los derechos humanos que fueron ejercidas por el general Augusto Pinochet, ya que por mas que piensen diferente a nosotros, son nuestros compatriotas y un gobierno que se diga patriota no violentara nunca a Chilenos, ni menos aun los matara.

Luego que finalizo la dictadura todos fuimos testigos de como el genocida se quedo en la comandancia en jefe gozando de total impunidad, y empezaron desfilar en juicios aquellos que recibieron ordenes, costo años en que se pusiera tras las rejas algunos altos mandos del ejercito, de la DINA y la CNI que cometieron crímenes de lesa humanidad en contra de Chilenos, pero la mayor impunidad fue la que el genocida y el artífice de estos delitos el general Augusto Pinochet que envejeció en su fundo los boldos junto a su familia, en medio del caso Riggs y de acusaciones que se llevaron con lentitud en tribunales de Justicia.

Al final los que pagaron fueron en muchos casos soldados conscriptos, generales de bajo rango, y la defensa del general y hasta ahora sus defensores políticos dicen que el nunca dio la orden de que se violaran los derechos humanos, esto es una falacia, si esta mas que documentado que el exterminio fue concertado internacionalmente, por algo en Chile y en Argentina pasaron las mismas situaciones y violaciones a los derechos humanos.

Si vamos aun mas atrás en la historia de nuestro país, tenemos el caso de el gobierno Salvador Allende en el que no uso las fuerzas de orden para reprimir opositores, pero facilito que grupos armados y terroristas asesinaran a personas, entre empresarios y empleados de estos, están documentadas más de 500 muertes entre propietarios y trabajadores que les defendían de las ocupaciones. Todo ello en más de 300 ocupaciones violentas de terrenos, conocidos son los polémicos indultos que realizo Allende en su gobierno.

Otro caso de feroz represión policial y donde no hubo el pago de ninguna responsabilidad de parte del presidente fue la masacre de Puerto Montt, al final del gobierno de Eduardo Freí Montalva el 9 de marzo de 1969 en la mañana debido a unas tomas de terrenos fueron asesinados once pobladores incluido un menor de tres meses de edad y otras 77 personas resultaron heridas, 56 pobladores y 18 carabineros, en plena Unidad Popular fue asesinado el Ministro del interior de Frei Montalva, Edmundo Pérez Zujovic por un comando de la extrema izquierda VOP (Vanguardia Organizada del Pueblo) que justificaron el crimen debido a sus responsabilidades políticas en la masacre.

El 1º de enero de 1966, los mineros de El Teniente declararon una huelga exigiendo aumento de sus remuneraciones y entre estas acciones se tomaron la mina, la respuesta del estado y del entonces ministro de Defensa de Eduardo Frei Montalva, Juan de Dios Carmona, fue ordenar la ocupación militar de El Salvador. El operativo tuvo lugar el 11 de marzo de 1966. Fue realizado por efectivos del Ejercito los cuales después de varios confusos incidentes dispararon a los huelguistas asesinando a 8 personas, ni el presidente ni el ministro del interior pagaron por este crimen.

Las elecciones presidenciales de 1938 se jugaban a tres bandas, Gustavo Ross Santa María por la derecha, Pedro Aguirre Cerda por el Frente Popular y Carlos Ibáñez del Campo, con el apoyo de sus seguidores y del nacionalismo chileno.

Estos hechos fueron iniciados por un grupo de jóvenes pertenecientes al Movimiento Nacional-Socialista de Chile que intentó provocar un golpe de Estado contra el gobierno de la derecha de Arturo Alessandri Palma para que Carlos Ibáñez del Campo se hiciese con el poder. El golpe fracasó y los nacistas ya rendidos fueron conducidos por la policía al edificio de la Caja del Seguro Obrero, apenas a unos pasos del Palacio de la Moneda, donde fueron masacrados

El principal, y el más destacado líder sindical de la historia de Chile: Clotario Blest, que estaba presente en la calle Morandé en el momento que pasaba la fatídica columna:

 

“Pasaron los universitarios rendidos, y el León (Alessandri), que estaba con el director general de Carabineros –(Humberto) Arriagada, creo- y otros dos o tres más, gritó a todo pulmón: ‘Mátenlos a todos’. Yo lo escuché y lo vi, así es que a mí no me engañen. Después lo negaron.”

 

El juzgado militar, por sentencia de 29 de abril de 1940, absolvió a algunos oficiales, condenó a Arriagada, González Cifuentes y Pezoa a 20 años de presidio mayor, y a Droguett a presidio perpetuo.

La derecha oligárquica y el  nuevo gobierno de Pedro Aguirre Cerda trataron de dejar en el olvido la trágica masacre. Diversas presiones y compromisos políticos determinaron que el 10 de julio de 1940, el Ministerio de Justicia dictara un decreto de indulto para los condenados, dejando así en la impunidad uno de los crímenes más alevosos de nuestra historia política y así el genocida Arturo Fortunato Alessandri Palma quedo impune de sus crímenes.

Hay muchos mas casos de la impunidad de los presidentes de la república de Chile en matanzas en contra de su propio pueblo, Masacre de Lo Cañas, Matanza de Plaza Colón, Matanza de la Escuela Santa María de Iquique, los crímenes de Alessandri como la Masacre de San Gregorio, Masacre de Marusia, Matanza de la Coruña, Masacre de Ranquil, todos delitos de este presidente que tiene una estatua en la moneda y es el mayor genocida en la historia de nuestro país.

 

“Chile no tolera mas impunidad”

 

Esto es solo una muestra histórica de como los presidentes de la república han escapado de su responsabilidad política y judicial a sus ordenes expresas de reprimir a su propio pueblo, de que como han cocinado entre la élite política empresarial estos delitos, y han ocupado la palabra democracia, Salvar la república, y defender los intereses del país, el disparar en contra de Chilenos que protestan o buscan cambiar la historia, y que muchas veces los manifestantes de forma violenta han actuado pero una vez rendidos son repasados sin compasión y llevados a la muerte con total impunidad.

Los presidentes que han cometido estos crímenes suelen repetir las mismas monsergas que en esta crisis lo hace Sebastián Piñera, no se cumplieron los protocolos, serán juzgados aquellos que han cometido excesos, pero en el fondo no comprenden, ni les interesa darse cuenta de las falencias de la policía de carabineros, que siempre han sido una policía militarizada y que heredaron de la dictadura una forma de represión aun mas militarizada, pero lo peor es que terminan siendo juzgados por decisiones del poder político de los presidentes y ministros de defensa o del interior carabineros pobres, militares pobres y los altos mandos suelen gozar de la impunidad ya conocida por nuestra historia.

¿Acaso con Sebastián Piñera los Chilenos permitiremos que pase lo mismo? con un Chileno que muera ya es un presidente con un gobierno repudiable y nefasto para la historia de nuestro país, con Piñera no puede pasar lo mismo, se debe frenar de una vez el manto de impunidad que vergonzosamente tiene nuestra historia Nacional de presidentes que deciden atentar en contra su propio pueblo por su profunda ambición de quedarse en el poder, cueste lo que cueste, llenándose la boca con la manoseada palabra democracia y la república.

 

Luis Mendez

Chileno Con pensamiento Crítico, de Tercera posición

Participa!!! Todos los comentarios serán aceptados siempre en el marco del respeto