El cantinfleo político de Ricardo Lagos y el mal de culpar a otros de sus acciones

 Ricardo-Lagos

“Hoy 17 de septiembre de 2005 firmamos solemnemente la Constitución Democrática de Chile”, fueron las primeras palabras del Jefe de Estado tras firmar el documento. “Este es un día muy grande para Chile. Tenemos razones para celebrar. Tenemos hoy por fin una Constitución democrática, acorde con el espíritu de Chile, del alma permanente de Chile, es nuestro mejor homenaje a la independencia, a las glorias patrias, a la gloria y a la fuerza de nuestro entendimiento nacional”, expresó el Mandatario, quien afirmó, emotivamente, que “hoy despunta la primavera” en el país”

Estas palabras fueron las que afirmo Ricardo Lagos el 17 de de septiembre del año 2005 en relación a la presentación con bombos y fanfarrias de una nueva constitución para Chile, que bajo su misma voz, la llamo democrática y que comenzaba una “nueva primavera para el país“, estas palabras parecieran como siempre en la política Chilena solo frustración ya que las medidas económicas de su gobierno no se convirtieron precisamente en primavera hacia todo un pueblo.

Su lema “Crecer con igualdad” termino presentando al país, los contratos en licitaciones de carreteras y autopistas que ahora tienen a mucha gente movilizada en contra de los cobros usureros de estas autopistas y concesiones, inserto instrumentos legales y técnicos que facilitaron el negocio y usura de las AFPs e ISAPRES, mostró como una solución al tema educacional Universitario el Crédito con Aval del Estado (CAE), le aplico a los trabajadores la ley de Sub-contratación que en realidad ahora tiene en rubros como el retail, la minería, la agricultura, trabajadores de primera y segunda categoría, y para colocar la guinda del pastel, presento el nefasto Transantiago, que aun pasado 12 años de su implementación en el primer gobierno de Michelle Bachelet aun no puede cumplir con lo básico que necesita la ciudad de Santiago, que es un transporte eficiente y digno para los ciudadanos y que tiene al estado financiando a privados para poder mantener el sistema.

Ricardo Lagos que ha sido duramente criticado por profundizar el sistema económico neoliberal de la dictadura, intenta desmarcarse en entrevista que dio ayer domingo en Mesa Central de canal 13, como siempre culpando a otros de las cosas que se hicieron en su gobierno, en el programa dijo: “Recibimos una camisa de fuerza, que era la institucionalidad que dejó la dictadura. Yo la sufrí por 17 años (…) la modifique en lo que la podía modificar, porque en esos 17 años no teníamos mayoría, ganábamos las elecciones de diputados, pero de senadores nunca” esta forma de sacarle el poto a la jeringa es de una demagogia ya conocida en la política Chilena, culpar a otros de mi responsabilidad, y uno se pregunta pero en vez de estar justificando estas cosas, porque no se realizo una campaña en serio para realizar una reforma constitucional para cambiar las matrices productivas del país, y avanzar en otra forma de ver la economía, pero en respuesta solo profundizo lo que su base de apoyo que lo llevo al gobierno ahora le recuerda como error, esta forma de hacer política de prometer algo y hacer lo contrario es como los presidentes en Chile en su inmensa mayoría han terminado haciendo y culpando a otros por sus hechos.

Luego en materia de seguridad publica se le consulto su opinión, sobre todo en el tema de sacar las Fuerzas Armadas para resguardar infraestructura publica: “Nadie discute que el Presidente saque a las fuerzas armadas cuando hay una inundación, por ejemplo. Pongámonos en el caso de que un país vecino nos quiere invadir, lo primero que va a hacer es destruir infraestructura critica (…) el Presidente tendrá las razones adecuadas de por qué lo está haciendo. Hay cosas que tienen que hacerse y no decirse

En esta materia se nota su defensa corporativa como ex-presidente a las medidas de Sebastián Piñera ya que como bien sabemos los presidentes en Chile todos se pusieron de acuerdo para colocarse un sueldo bastante suculento que lo pagamos todos que incluye gastos de oficinas, transporte y un largo etcétera, que ronda entre los 20 y 25 millones de pesos al mes.

En relación a la izquierda y su actuación en la crisis: “Hay un déficit de sectores de la izquierda que no han sido claros con el respeto a la democracia y los derechos humanos (…) de declararse en contra de la violencia”, “hay que ser proactivo y atreverse”

Luis Mendez

Chileno Con pensamiento Crítico, de Tercera posición

Participa!!! Todos los comentarios serán aceptados siempre en el marco del respeto