Boris Johnson decide sacrificar a los más vulnerables por privilegiar la economía del Reino Unido por Coronavirus

Boris Johnson
El primer ministro Británico, Boris Johnson, el 12 de marzo de 2020, da una conferencia de prensa sobre la respuesta del gobierno al brote de coronavirus (REUTERS)

 

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, señaló que “muchas familias perderán a sus seres queridos antes de tiempo“, y confirmó que no suspenderá las clases, ni las reuniones publicas como lo han hecho los demás países de la región.

“Debo sincerarme con ustedes, con el público británico: muchas más familias van a perder a sus seres queridos antes de tiempo. Esta es la peor crisis de salud pública en una generación”, advirtió el primer ministro sobre el brote de coronavirus pero aún así evitó tomar medidas drásticas como las que se están decretando en el mundo por consejo de la Organización Mundial de la salud.

Agregando que “No vamos a cerrar las escuelas por ahora. El consejo científico es que esto podría hacer más mal que bien en este momento. Por supuesto, continuamos valorando esa medida y (la decisión) podría cambiar cuando la enfermedad se extienda, puntualizó.

Sobre los encuentros masivos, evidenció que no tenia mayor importancia declarando “tendría un efecto limitado en la expansión de la enfermedad”.

La estrategia de Boris Johnson se dirige a privilegiar la economía ya que busca que para aliviar la presión sobre el Servicio Nacional de Salud (NHS) y los servicios de emergencia administrados por el estado, aguantar hasta que lleguen los meses más cálidos y se cambie de estación, y así controlar la propagación del virus.

En Irlanda mientras tanto se hace todo lo contrario ya que, que ha tenido 43 casos y una muerte, y se decretó que las escuelas, galerías y museos cerrarían desde el viernes hasta el 29 de marzo.También se cancelarán las reuniones masivas, añadió el Primer Ministro Leo Varadkar.

En los Estados Unidos mientras tanto se prohibieron los vuelos provenientes de Europa continental, ya que los países europeos, en particular Italia, impusieron duras restricciones a la circulación y se cancelaron los encuentros deportivos.

El Gobierno británico confirmó este sábado 10 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que son ya 21 los fallecidos por esta nueva enfermedad en Reino Unido.

Todos los pacientes fallecidos en las últimas 24 horas fueron atendidos por el sistema sanitario de Inglaterra y tenían problemas previos o más de 60 años. Los casos de muertes se concentran en Londres, Birmingham y Leicester.

Las criticas no se han dejado esperar, ya que varios parlamentarios de oposición han señalado que “dejar morir personas es una medida macabra“, y que lo importante debería ser salvar vidas y no dejarlas morir porque no hay de otra.

El editor de la revista médica , Richard Horton, rechazó el accionar del Gobierno y afirmó que se deberían haber introducido antes medidas más agresivas de “distanciamiento social”.

La primera regla epidemiológica es que cuanto más pronta sea la intervención tanto mejor. Del otro lado de la balanza se halla el impacto económico, los gobiernos no pueden al mismo tiempo minimizar la tasa de mortalidad y el golpe a la economía, tienen que elegir”, afirmó el profesor Roy Anderson, del Imperial College de Londres.<

Redacción Tercera posición

Equipo de Redacción de Tercera Posición, síguenos en Redes Sociales, Facebook y Twitter! y recuerda siempre, La verdad, No tiene Precio!!

Participa!!! Todos los comentarios serán aceptados siempre en el marco del respeto